HORARIO

Centro veterinario desde el año 1983
HORARIO: Lunes a Viernes: 10:00 a 14:00 - 17:00 a 20:00 // Sábado: 10:00 a 14:00 // Domingo y Festivo: 11:00 a 13:00 - Urgencias veterinaria 676 086 086

Síguenos

16 octubre, 2015

Los Perros también pueden ser pesimistas. Sentido y Sensibilidad canina



Los perros generalmente parecen estar alegres, ser personajes felices y despreocupados, por lo que se podría esperar que la gran mayoría estaría de tener una visión optimista de la vida. De hecho, algunos perros son claramente más pesimistas que otros, según muestra una reciente investigación de la Universidad de Sydney.

Esta investigación es emocionante porque mide los estados emocionales positivos y negativos en los perros de manera objetiva y no invasiva. Esto ofrece a los investigadores y a los dueños de los perros una idea de las perspectivas de los perros y cómo esto cambia ", dijo la Dra. Melissa Starling, de la Facultad de Ciencias Veterinarias. Sus resultados de la investigación de doctorado se publicaron en Plosone.

"Averiguar con mayor precisión posible si un perro en particular es optimista o pesimista es particularmente útil en el contexto de los perros de trabajo y de servicios y tiene implicaciones importantes para el bienestar animal."

A los perros se les enseñó a asociar dos sonidos diferentes (dos octavas de diferencia) con lo que podrían obtener la recompensa preferida de leche o de obtener la misma cantidad de agua en su lugar. Una vez que los perros han aprendido la tarea de discriminación, que se presentan con tonos "ambiguos".

Si los perros respondían después de tonos ambiguos, se notaba que esperaban que ocurrieran cosas buenas para ellos, y se les llamaba optimistas. Ellos pueden mostrar cómo están de optimistas son por el cual tono responden. Un perro muy optimista puede incluso responder a los tonos que suenan más como los que se juegan antes de que se ofreció agua.

"De los perros que hemos probado nos encontramos con más que eran optimistas que pesimistas, pero es demasiado pronto para decir si esto es tan cierto de la población general del perro," dijo la Dra. Starling.

Sin embargo, sí que significa que tanto los individuos como las instituciones (perreras, cuidadores de perros) pueden tener una visión mucho más precisa en la estructura emocional de sus perros.

De acuerdo con la investigación de una perra con una personalidad optimista espera que más cosas buenas sucedan, y menos cosas malas. Ella va a tomar riesgos y tener acceso a las recompensas. Ella es una perra que toma decisiones por sí misma cuando las cosas no salen con la suya, y lo intenta de nuevo. Reveses de menor importancia no se molestan en ella.

Si su perro tiene una personalidad pesimista, este espera que las cosas menos buenas sucedan y las cosas más malas. Esto puede hacer que él sea cauteloso y aversivo al riesgo. Él puede dar fácilmente cuando las cosas no salen como él quiere, porque contratiempos menores angustia él. Puede que no sea infeliz per se, pero es probable que sea más satisfechos con el statu quo y necesita un poco de aliento a probar cosas nuevas.

"Los Perros pesimistas parecían estar mucho más estresados al no a una tarea que los perros optimistas. Ladraban o gimoteaba con ritmo y evitaban que se repitiera la tarea, mientras que los perros optimistas parecían inmutarse y continuaban", dijo la Dra. Starling.

"Esta investigación podría ayudar a los adiestradores de perros de trabajo para que seleccione los perros que mejor se adapten a los papeles de trabajo. Si supiéramos cómo son de optimistas o de pesimistas los mejores candidatos para un papel de trabajo, podríamos probar pronto los perros con optimismo e identificar buenos candidatos para el adiestramiento para desempeñar ese papel. Al perro pesimista se le evitaría los riesgos y sería mejor como un perro guía, mientras que un perro optimista, persistente sería más adecuado para la detección de drogas o explosivos ".

La Dra. Starling ha estado trabajando con Perros de Asistencia en Australia, una organización de caridad que ofrece servicios de compañía y perros a las personas con discapacidad, para investigar si una medida de optimismo podría ayudar en la selección de los candidatos adecuados para la formación.

La investigación no sólo sugiere cómo la personalidad puede afectar en la manera de como ven el mundo los perros y cómo se comportan, en lo positivo o negativo de su estado de ánimo actual.

"Esta investigación tiene el potencial de remodelar por completo cómo se evalúa el bienestar de los animales. Si sabemos cómo son de optimista o pesimista un animal por lo general, es decir, que es posible rastrear los cambios en que el optimismo que le avise cuando se encuentre en un estado emocional más positivo o negativo de lo habitual ", dijo la Dra. Starling.

"Lo notable de esto es tener la oportunidad de poder preguntar esencialmente a un perro '¿Cómo te sientes?" y obtener una respuesta. Podría ser utilizado para controlar su bienestar en cualquier entorno, para evaluar la eficacia de las actividades de enriquecimiento que podría estar en la mejora del bienestar, y determinar exactamente lo que un perro encuentra emocionalmente angustiante ".

Este artículo se basa en los materiales proporcionados por la Universidad de Sydney.

Etólogo Canino: doctorleuka@gmail.com

Centro Veterinario Leuka


Urgencias Veterinarias: 676 086 086

Tabla 1 Una historia de los perros en el estudio, que muestra su origen (ADA = Asistencia Perros Australia), raza, sexo (M = masculino, F = femenino) y el estado reproductivo (N = castrado, E = entero), el protocolo que fueron asignados a (A = tono de la leche más bajo, B = tono de leche más alta), el lado de la leche se dispensó a la fase de formación alcanzado antes se excluyó el perro, y el motivo de la exclusión.


Centro Veterinario Leuka

Urgencias Veterinarias: 676 086 086

La depresión afectan a los perros y a los gatos

Conozca cuáles son las causas de esta enfermedad, cómo prevenirla y curarla.

Aunque parezca difícil saber cuándo su mascota está deprimida, existen algunas alarmas para identificar este mal: presentar cambios bruscos en su comportamiento, como decaimiento, falta de apetito, apatía por jugar, disminución de su actividad física e incluso agresividad o conductas compulsivas como la automutilación (lamiéndose o mordiéndose partes del cuerpo).

Ante cualquiera de estos síntomas, es necesario que el veterinario valore a su mascota, pues también puede ser la respuesta a una alteración orgánica, como por ejemplo dolor, fiebre, infección, etc.

Ya cuando se determine que sí es depresión, el tratamiento dependerá de las causas que la hayan generado.

Como ellos, los gatos y los perros, suelen ser animales sociables, el trastorno en su estado de ánimo puede ocurrir cuando se separan de su familia, cuando muere un ser querido humano o animal o cuando son maltratados físicamente y psicológicamente.

Incluso, algunos empiezan a sentirse mal si no tienen un espacio suficiente para movilizarse o no se les dedica tiempo para ejercitarlos, jugar con ellos y consentirlos.

En cualquiera de las anteriores situaciones, será necesario modificar algunos hábitos. En casos severos se debe consultar con un etólogo, especialista en el comportamiento de las mascotas, para que formule una terapia conductual.

En situaciones aún más complicadas, el veterinario recetará medicinas psicotrópicas, que son medicamentos que regulan el estado de ánimo; además, se pueden usar medicinas alternativas como esencias florales y de homeopatía.

Lo ideal es no dejar avanzar la enfermedad, pues es posible que la depresión baje las defensas del animal, al punto de que sea causa de otras patologías.

Para prevenirla, además de alimentar bien a su mascota, es necesario que comparta tiempo con ella. En el caso de los perros, sáquelos a pasear todos los días, y con los gatos, no se abstenga de consentirlos y jugar con ellos. Tenga en cuenta también que en los momentos en que el animal vaya a estar solo en casa, puede dejarle música o algunos accesorios que lo motiven para jugar, como los juguetes interactivos.


Centro Veterinario Leuka


Urgencias Veterinarias: 676 086 086