HORARIO

Centro veterinario desde el año 1983
HORARIO: Lunes a Viernes: 10:00 a 14:00 - 17:00 a 20:00 // Sábado: 10:00 a 14:00 // Domingo y Festivo: 11:00 a 13:00 - Urgencias veterinaria 676 086 086

Síguenos

17 octubre, 2015

Los genes responsables de los rasgos faciales del perro

Gracias a los criadores de las razas caninas, los perros presentan una gran variedad impresionante de formas del cráneo. El estudio de los genes que determinan estas formas podría dar una idea del desarrollo del cráneo humano y los trastornos craneofaciales, según dicen los científicos.

En un nuevo estudio, los científicos detallan los orígenes biológicos e históricos de las formas de los cráneos de los perros, destacando algunos de los avances genéticos que dieron origen a las diferentes razas.

En algún momento durante el Paleolítico ", escriben los investigadores en la edición de febrero de la revista Genetics," se ha producido una notable transformación. Un pequeño número de lobos grises adoptaron un nuevo jefe, los seres humanos "Con los años, los aficionados y los criadores de los perros han creado con los caninos tantos diferentes que existen más de 400 razas de perros en todo el mundo hoy en día.

Gran parte de la variación están en las características del cráneo. "Los perros pueden servir de modelo para el crecimiento del cráneo y la determinación de la forma, ya que la conservación genética entre los perros y los seres humanos hace que sea muy probable que el desarrollo craneofacial está regulado de manera similar entre las dos especies", dijo el coautor del estudio, Jeffrey Schoenebeck de los Institutos Nacionales de Salud.

Desde la cara "achatada" de un Bulldog al hocico alargado del Afgano, los cráneos de los perros cubren toda la gama. La genética de la forma del cráneo es compleja, y múltiples genes están implicados a menudo. Los investigadores han comenzado a recoger además los genes que son responsables de las formas que se asemejan a las condiciones humanas como la braquicefalia (una cabeza achatada) y la dolicocefalia (una cabeza alargada). Los investigadores también han estudiado las características que no se se ajustan a ninguna de esta descripción, como el cráneo redondeado del Chihuahua o hacia abajo en ángulo del ocico del Bull terrier. Mediante la comparación de las variaciones genéticas entre estas formas del cráneo, el equipo puede desentrañar qué genes pueden ser responsables de una cabeza achatada, por ejemplo.

Mientras que los investigadores observan con ironía, "el modelo de perro es joven en años humanos", dicen que la comprensión de estos genes y sus interacciones podría ayudar a explicar los defectos craneofaciales en los seres humanos.

Cráneos:

1 – Airedale Terrier / 2 – Bulldog Inglés / 3 – Australian Cattle Dog / 4 – Collie / 5 – Pastor Aleman / 6 – Labrador Retriever / 7 – Carlino / 8 – Shar Pei / 9 – Chihuahua / 10 – Border Collie / 11 – Australian Shepherd / 12 – Dalmata / 13 – Pekinés / 14 – Dogo Aleman / 15 – Rottweiler / 16 – Shetland Sheepdog / 17 – Bassett Hound / 18 – Boston Terrier / 19 – Chow Chow / 20 – Teckel / 21 – Montaña de los Pirineos / 22 – Staffordshire Bull Terrier / 23 – Saluki / 24 – Shih Tzu / 25 – Beagle / 26 – Boxer / 27 – Cocker Spaniel / 28 – Bulldog Frances / 29 – Siberian Husky / 30 – Caniche / 31 – Schnauzer / 32 –Lobo

Centro Veterinario Leuka 

Urgencias Veterinaria: 676 086 086

Cómo educar un perro adoptado de una protectora



Un perro adoptado de una protectora, es un perro maltratado y precisa una rutina de horarios, contar con un lugar caliente y recibir palabras amables por parte de su nuevo dueño.

Un perro que ha sufrido maltrato suele mostrarse nervioso y temeroso. El daño sufrido explicará que el animal pueda experimentar, en un principio, recelo hacia las personas. Reeducar a un perro que ha padecido abusos físicos o psicológicos por parte de su anterior dueño precisa tiempo, cariño y ciertos esfuerzos para lograr que la mascota confíe en su nueva familia, y que pueda ser, al final, feliz.

Los abusos físicos o psicológicos sufridos por un perro pueden dejar profundas secuelas en el animal, que serán de mayor intensidad cuanto más se prolongue la triste y deplorable situación de abuso.

Existen ciertos trastornos del comportamiento que caracterizan a las mascotas que han padecido maltrato en algún momento de su vida, y que aún no se han rehabilitado.

La desconfianza hacia las personas de su entorno o hacia otros perros; la tristeza, los síntomas de depresión e incluso determinados comportamientos agresivos pueden explicarse, en ocasiones, como consecuencia del maltrato sufrido.

Tampoco es extraño que un perro víctima de maltratos desarrolle ciertas conductas compulsivas, que realiza de forma repetida y sin razón aparente. Los ladridos excesivos, lamer superficies de un modo anómalo, perseguir de forma obsesiva su propia cola o mostrarse obcecado con excavar todo tipo de superficies son algunas de las señales que pueden indicar que el perro ha padecido algún maltrato.

Recuperar a un perro maltratado: Las claves

Primer paso: Movimientos lentos. Un perro que ha sufrido maltrato puede relacionar los gestos bruscos y rápidos con los tristes episodios de violencia sufrida. Caminar de forma lenta, cuanto más despacio, mejor. Cuando se acerque al perro que ha sufrido abusos ayudará al can a recuperar la confianza en las personas. Los pasos lentos pueden repetirse alrededor del animal: cuando la mascota vea que no ocurre nada malo se sentirá más confiada ante su presencia.

Segundo paso: Use un tono de voz suave. Utilizar un tono de voz suave, así como echar mano de la dulzura cuando se dirija a su mascota, propiciará que el perro que ha sufrido maltrato se acostumbre a su voz. Recuerde que el animal relaciona las voces elevadas con los episodios violentos sufridos, y que, en consecuencia, tiende a huir para refugiarse cuando escucha gritos o ruidos estruendosos.

Tercer paso: Proporcione un lugar caliente a su mascota maltratada. Acondicionar un sitio tranquilo y separado del resto de la familia ayudará al perro que ha sufrido maltrato o que ha sido abandonado a estar calmado durante los primeros días en casa. Una opción es preparar una habitación aparte para el animal: contar con un espacio propio le ayudará a recuperar la confianza. La habitación debe contar con una zona caliente para que el perro descanse (una manta, por ejemplo), con comida y agua.

Cuarto paso: Premie a su mascota maltratada con largos paseos. Los juegos y caminatas al aire libre suelen ser una de las actividades preferidas por los perros, además de tratarse de un ejercicio esencial para mantener la buena salud del animal. La actividad física ayudará, asimismo, al can que ha experimentado abusos a relajarse y a liberar tensión.

Un perro que ha sufrido episodios de violencia puede tender a huir: es importante que el dueño utilice una correa extensible en todo momento durante los primeros paseos, hasta asegurarse de que conoce al animal y que puede anticiparse a un comportamiento inesperado por parte de éste. La primera vez que suelte al perro es preferible que sea en lugares acotados, vallados o en áreas caninas de juego, donde el animal pueda correr sin riesgo a extraviarse.

Quinto paso: Cumpla con una rutina diaria para su perro. Contar con un horario fijo en la rutina diaria de su perro ayudará al animal maltratado a recuperar la calma y la confianza. Trate de fijar las horas de los paseos diarios de su mascota, y empéñese en respetar el horario de comidas: su perro se sentirá menos despistado y se adaptará mejor a su nueva familia.

Que sea una única persona la que se encargue de los cuidados básicos del perro maltratado que llega a casa es una buena idea cuando se trata de orientar al animal.

Consejos:

-Camine de forma lenta cuando se acerque al perro maltratado. Los pasos lentos pueden repetirse alrededor del animal: cuando la mascota vea que no ocurre nada malo se sentirá más confiada ante su presencia.

-Utilice un tono de voz suave y dulce para dirigirse a su mascota: le ayudará a acostumbrarse a su voz.

-Acondicione una habitación propia para el animal durante sus primeros días en casa: le ayudará a recuperar la confianza.

-Los paseos al aire libre ayudarán al can que ha experimentado un abuso a relajarse y a liberar tensión.

-Un perro que ha sufrido episodios de violencia puede tender a huir: es importante que el dueño utilice una correa extensible durante los primeros paseos.

Etólogo Canino: doctorleuka@gmail.com

Centro Veterinario Leuka


Urgencias Veterinaria 676 086 086

La Depresión y Ansiedad en los Perros



Muchos propietarios de perros tienen dudas acerca de si un perro puede tener depresión o si puede tener ansiedad. En estos años la moda de la ansiedad por separación les parece más claro a los propietarios, recurriendo a personas para tratarla sin estar cualificadas, a adiestradores sin tener una titulación para tratar una patología, al buscador Google, o simplemente de boca de amigos. Muchos propietarios de los perros tienen claro, o más bien piensan que su perro tiene ansiedad. Pero la diferencia entre la ansiedad y la depresión es donde les entra las dudas.

Los perros si que tienen depresión y si que tienen ansiedad, el problema es que no pueden hablar para contarnos su estado o problema. Esta situación es debida, casi sin lugar a dudas, a que con cierta frecuencia aparecen síntomas depresivos en perros con problemas de angustia o síntomas de angustia en los cuadros depresivos. Esto significa que los síntomas de estos dos procesos se encuentran solapados y por lo tanto atribuir lo que el perro presenta son dos patologías muy confusas y dificultosas.

Sin embargo, otras veces los cuadros que presentan los perros son típicos y no ofrecen dudas de diagnóstico. A lo largo de este Blog, en varios artículos por capitulo, vamos a tratar de discernir entre estos dos grupos de patologías para aclarar dichos conceptos, cómo tratarlos y cómo ayudar a su perro.

El gran problema es que los propietarios de los perros recurren a personas sin estar tituladas y cualificadas para abordar estas patologías, pues solamente un Veterinario puede diagnosticar esta patología o un Etólogo canino titulado que pueda reconocer el cuadro y poder tratarlo. Estos artículos serán escritos por Veterinarios y Etólogos caninos titulados especialistas en el comportamiento animal.

Casi a diario, me cuentan problemas de estos casos de patología, mal tratados por los nuevos adiestradores salidos de ver la televisión, o de ver vídeos de internet que no están cualificados para abordar estos problemas y tampoco para educar los perros. Pues muy a la ligera tienden a ponerles collar eléctrico, collares de castigo para un simple adiestramiento o una educación básica a cualquier raza de perro y de ahí surgen la mayoría de los trastornos.

Trataremos de ampliar los artículos centrándonos mucho en los perros adoptados de las protectoras, o de los particulares que los recogieron cuando estaban abandonados y se los llevaron a su casa. Sin saber que este perro pudiera ya presentar una patología y no haberlo llevado aun veterinario primero y poder dejarlo en un protectora bajo la supervisión, de un profesional para poder evaluarlo.

Si usted necesita evaluar a su perro, o encuentra cambios en su comportamiento, puede ponerse en contacto con nosotros en nuestro Centro Veterinario Leuka.

Etólogo Canino: doctorleuka@gmail.com

Centro Veterinario Leuka

Telf: 965 18 58 58 – 965 18 58 59


Urgencias Veterinaria: 676 086 086